Gineceo

Blog de María Tenorio

Las niñas Mora

Las niñas Mora están reproduciéndose en el gineceo. Permítanme presentarles a Elvia, Rosita, Violeta y Lili, “genéticamente” iguales, pero diferenciadas por las telas en que han sido hechas, por los colores y las puntadas con que están decoradas.  Están hermanadas por provenir todas del mismo molde: el dibujo convertido en “plancha” de serigrafía con el que han sido impresas. Hace unos días les mostré el proceso de imprimir en casa con ayuda de un bastidor (de los de bordar), un trozo de media y Modge Podge (entre otros insumos). Del primer molde que elaboré ha surgido esta familia de matrioskas de gruesas líneas negras que aun no se agota.

Elvia es la más joven de las cuatro y, como Lili, es una soñadora. Sostiene en sus manos una canasta con cuatro flores hechas con nudo francés o rococó, estilo gusanito. Su vestido es rayado a pura cadenilla y su velo, punteado con punto de arroz.

Rosita le sigue en edad: es una matrioska roji-rosada que por todo se asusta. Su delantal está decorado con el botón de una rosa, hecho en puntada rellena. Es característico su velo bordado con punto de sorbello en líneas, en hilo rojo DMC 321. En su vestido también se ha usado la cadenilla para rayarlo.

Violeta es toda morada, de ella surgió el apellido común que llevan estas chicas, el Mora. Su vestido está toda bordado con punto de festón (conocido en mi tierra como diente de chucho); el pañuelo que cubre su cabeza está delineado con palestrina y relleno con granito.

Lili, la mayor de todas, fue presentada en este mismo blog en una entrada anterior. Es la más sencilla de las tres y la más policromática de ellas (hasta el momento, pues la producción de niñas Mora continúa).

Las cuatro chicas están a la venta en mi tienda en Etsy. Pueden verlas en la vitrina virtual pinchando el nombre de cada una en los párrafos anteriores.

Update sobre el clan Mora

Nuevas miembros se han sumado al clan Mora. Se trata de Rita, la niña de colores pastel; Tati, la de colores de niña (rosa y violeta); y Beti, la verde-amarela que está viajando hacia Little Rock, Arkansas. Estas tres muñecas han sido, además de impresas con el mismo molde, pintadas en distintas partes de su atuendo, como se puede ver en las fotos. Mientras Tati y Beti fueron coloreadas con pintura textil marca Corfix, aplicada con pincel, Rita fue revestida con crayolas, con el sistema que uso para mis matrioskas tradicionales y que explico en esta entrada. Aquí les dejo fotos de estas encantadoras chicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Fotos en Flickr

Patchwork

Patchwork

Mariita en proceso con restos de hilos

Más fotos

Ingresa tu correo electrónico y recibe notificaciones de nuevas entradas en tu correo electrónico

Únete a otros 1.492 seguidores

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: