Gineceo

Blog de María Tenorio

La gracia del hilván

La puntada más sencilla de todas puede ser, a la vez, la más graciosa. Jamás imaginé decir esto, se los juro. Desde que adopté el bordado como pasatiempo, en 2012, he andado en la busca de puntos vistosos, incluso sofisticados: el punto de ostra (oyster stitch), por ejemplo, o la puntada de Mountmellick (Mountmellick stitch) han llegado a ser mis favoritas, luego de luchar por aprenderlas y dominarlas.

Admito que, hasta hace poco tiempo, veía de menos el hilván (y su unidad mínima, el punto recto). El simple y sencillo introducir la aguja en la tela y sacarla unos hilos después para repetir la operación hasta el cansancio: eso era para mí. Como se dice en el blog AnAnAs, “es el punto más intuitivo que existe”. Quizás por eso me parecía una puntada mucho más utilitaria –que lo es, pues resulta muy útil al coser— que decorativa. Como dicen: la ignorancia es atrevida.

El hilván o bastilla, conocido en inglés como running stitch, puede emplearse para bordados muy ricos. Recientemente he entrado en contacto, gracias al internet en general y a Pinterest en particular, con el sashiko de Japón y con el kantha de la India y Bangladesh. En esas dos tradiciones (que no son las únicas que emplean esta puntada como base) el hilván sirve para formar diseños de enorme riqueza visual.

(Antes de continuar solo quiero advertir que hay un mundo enorme por explorar de usos del hilván y el punto recto en bordados de hilo contado [counted thread embroidery], entre los se puede mencionar el bordado yugoslavo [también llamado vagonite] y el bargello).

Sashiko

En el sashiko de Japón, los puntos de hilván se bordan sobre líneas rectas o curvas, en diseños que se trazan sobre la tela con ayuda de reglas o de patrones. La idea que me he formado de este tipo de labor es que sus puntadas son muy precisas (aunque no se cuentan  los hilos de la tela para ejecutarlas), y sus diseños tienden a ser intrincados, incluso a jugar con la geometría de maneras curiosas.

Hace un par de años exploré el sashiko en bolsas de nudo japonés y en la pechera de un vestido de añil.

DSC04209

Bolsa de nudo japonés, 2015

DSC04500

Pechera de vestido de añil, 2015

Confieso que, si bien me gustó el sashiko, no me entusiasmó como en los últimos meses lo ha hecho el kantha.

Kantha

En el caso del hindú kantha, la puntada de hilván tiende a ser mucho menos perfecta y milimetrada que en el sashiko. Los diseños –que pueden ser geométricos o figurativos, tendientes a la ingenuidad en los trazos– permiten jugar con el hilván o bastilla casi de cualquier forma.

Lo que me ha fascinado últimamente del kantha es la posibilidad de describir diseños con líneas sucesivas de puntadas de hilván, semejante –aunque no igual– al estilo del bordado llamado pattern darning. Me refiero a la posibilidad de formar figuras a pura puntada de bastilla.

Quiero apuntar, según mis hallazgos, la gran diferencia entre el darning y el kantha. El primero se trabaja en hileras rectas sobre tela de poro abierto (como la que se usa para la cruceta o punto de cruz) para contar los hilos de la tela al introducir y sacar la aguja; en cambio, el segundo se puede trabajar en curvas –por ejemplo en hojas o en petalos de flores– en tela normal. En otras palabras, en el kantha no se cuentan los hilos de la tela para realizar puntadas milimétricamente idénticas.

40478855341_5bcd1c96ec_o.jpg

Flor y círculo, 2018

He encontrado varios tutoriales en YouTube subidos por BD Handi Works que me han resultado muy útiles para practicar esta forma de hilván que, hoy por hoy, me tiene entretenida y bordando ya mi segunda blusa, con hilos acrílicos sobre lindo. Aquí les comparto el estado de ese bordado.

26617440248_b72874aebd_o.jpg

Huipil de lino en estilo kantha, 2018

Aprovecho también para incluir una imagen de mi primera blusa o huipil en estilo kantha, que terminé hace apenas unos días. Como se puede apreciar en este trabajo, el kantha –en mi interpretación– no consiste únicamente en las hileras apretadas de hilván, sino que también es posible realizar otras combinaciones y diseños.

DSC00454 (2)

Primera blusa en estilo kantha, 2018

Un apunte final

Debido a la forma poco sistemática en que se llevan a cabo mis aprendizajes en la red –voy explorando y de una técnica o idea salto a otra, investigo y doy con algo más que me interesa–, escribir me sirve para ordenar en cierto modo mis hallazgos. Me disculpo, pues, con quien ha leído hasta aquí, por la calidad exploratoria de mis apuntes. Si usted que lee quiere comentar sobre los distintos usos del hilván o la puntada recta en el bordado, siéntase bienvenida/o a hacerlo en los comentarios.

39863624284_cd0a94ebff_k

Estado del bordado kantha (huipil de lino), 2 de marzo de 2018

Un comentario el “La gracia del hilván

  1. Pingback: Las dos dificultades del hilván | Gineceo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Fotos en Flickr

Ingresa tu correo electrónico y recibe notificaciones de nuevas entradas en tu correo electrónico

Únete a otros 1.920 seguidores

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: