Gineceo

Blog de María Tenorio

Nadina y sus tres perritas

28239839193_a12791b497_o

Nadina, Canela, Petunia y Dominga-Shakira, en el orden acostumbrado.

Nadina ama a los perros, en particular a las tres que conviven con ella: Canela, Petunia y Dominga-Shakira. En esta entrada les presento una breve historia de la creación de esta matrioska tan canina como bordada. Producir una muñeca como la que ven en la foto es un proceso complejo. En este caso en particular incluso involucró cierto espionaje digital… o mejor dicho, investigación en las redes sociales.

El encargo y el boceto

Cuando Nadina Rivas me encargó una matrioska personalizada de ella misma, me pidió que incluyera a sus dos perritas, Canela y Petunia, mezcla de maltés y cocker, y me envió unas fotos de ellas vía Facebook Mesenger. Un par de días después, me mandó fotos de una tercera perrita, la finquera Dominga-Shakira, solicitándome que la incluyera en su muñeca.

Mi vida se complicó un poco, lo admito: ¿cómo introducir a tres perritas en una matrioska? El shock causado por la impresión de un pedido tan complejo –el más complejo que he recibido en mi Gineceo hasta el día de hoy– hizo que viviera durante varias semanas en parálisis creativa.

Una tarde, matando el tiempo en las redes sociales, llegué al perfil de Facebook de Nadina y me dediqué a espiar, con fines investigativo-creativos, las fotos de sus perritas. También estudié el rostro de mi amiga. De ahí tomé fuerzas para, papel y lápiz en mano, bocetear a la matrioska. Aquí les comparto la foto del modelo al que llegué, ya repintada con plumón negro.

27120985273_48f495fd48_o

En tela

La siguiente fase fue la de dibujar a mano alzada, con lápiz negro, siguiendo el boceto –pero sin calcarlo– la muñeca sobre la tela. (Para mis matrioskas uso manta de algodón crudo, de hebra tupida, prelavada y planchada). Cuando el dibujo estuvo terminado tomé los colores Derwent Inktense para delimitar cada área. Estos los apliqué con un solvente para tela (fabric medium); cuando estuvo seco el dibujo, planché la tela para fijar los colores.

27673828312_b682f805f2_o

El bordado

Lo que da textura y vistosidad a las matrioskas de mi Gineceo es, sin duda alguna, el bordado. Este es realizado completamente a mano, con hilos de madeja de marca DMC, en diversidad de puntadas, muchas aprendidas por tradición familiar y otras, por internet. El bordado es la fase más larga del proceso de creación.

Comencé a bordar a Nadina, como es usual, por el pelo, en el cual usé punto atrás en un tono rojizo. Seguí con un pespunte en la boca. Luego me dediqué varias horas, en varios días distintos, al velo rojo. Sus bordes están hechos con punto atrás y puntada de Mountmellick (Mountmellick stitch); su interior, con círculos de festón o diente de chucho (blanket stitch). Para completar la decoración del velo añadí unas mostacillas en celeste, amarillo y blanco.

Las perritas

Bordé las orillas del vestido verde siempre con punto atrás y Mountmellick, y decidí dedicar mis próximas horas de bordado a lo que veía más complicado: las tres perritas. Arranqué en el orden convencional, de izquierda a derecha, sin tener demasiado claro qué puntadas usaría. Los bordes los resolví con cadenilla retorcida (twisted chain stitch) en un color beige; en el interior jugué con un par de tonos más claros en punto de mosca (fly stitch) y cadeneta suelta (punto de margarita o lazy daisy).

Dejé varios días la muñeca sin bordar hasta que finalmente me atreví a entrarle a la perrita finquera, Dominga-Shakira. Volví a espiar las fotos de Nadina en Facebook y tomé una decisión crucial: usaría hilo color dorado y un café claro para ella. Comencé con puntada recta para rellenar y rellenar, aplicando algunas sombras con el color café y unas luces con un amarillo tierno. ¡Las perritas estaban listas! Abajo las pueden ver cuadruplicadas en una foto-flor-muñeca que monté con Layout.

Archivo 10-8-16 11 01 47 a.m..jpeg

 

El vestido y el delantal

Llegaron las vacaciones agostinas, las lluvias traídas a Santa Tecla por el huracán Earl y el impulso para terminar de bordar a la matrioska Nadina. Desplegué todo mi equipo en la terraza de la casa, frente al jardín y tomé las decisiones del momento: cadeneta suelta en el vestido, en el mismo color del fondo (verdecito), e hilván en el delantal, en varios tonos, semejando una tela rayada.

28486563470_314b8b022b_o

Máquinas de coser y de fotografiar

Recortar la tela, buscar una tela estampada para el reverso y pasar a Nadina por la máquina de coser: eso hubo que hacer para convertir a la muñeca en una especie de bolsa invertida que habría que rellenar con fibra de poliéster, retacitos de tela y una bolsita de arena. Tomar la aguja y el hilo blanco para cerrarla por la base; firmarla con Sharpie para tela. La matrioska estaba lista para la sesión de fotos y para lucirse en las redes sociales.

 

 

Anuncios

4 comentarios el “Nadina y sus tres perritas

  1. bioartemariposas
    12/08/2016

    Ay no, María, que cosa bella!!

  2. mariquitita
    16/08/2016

    realmente precioso, me quedo sin palabras. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Fotos en Flickr

Virgencita de Guadalupe, Mariita

Virgencita de Guadalupe, Mariita

Virgencita de Guadalupe, Mariita

Más fotos

Ingresa tu correo electrónico y recibe notificaciones de nuevas entradas en tu correo electrónico

Únete a otros 1.451 seguidores

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: